¡Celebramos la Noticia! Inauguran el primer restaurante para perros

Tras el éxito de las pastelerías para perros, y el cada vez mayor número de locales en el que se permite la entrada a los cánidos, nace Bistrot Laika, el primer restaurante pensado en exclusiva para el mejor amigo del hombre en nuestro país, que ha abierto sus puertas en el barrio de Malasaña, en Madrid.

En febrero de 2018 se inaugurará, el primer restaurante para perros de España que se denominará Dog Style Concept. Contará con una amplia oferta culinaria para estos animales que serán servidos por perros adiestrados para llevar a cabo el trabajo de camarero. ¡Os contamos con detalle las particularidades de Dog Style Concept!

La peculiaridad de este nuevo establecimiento, que llega a la ciudad tras inaugurar, con gran éxito, tres locales en Estados Unidos y Japón, es que los perros son los únicos clientes del mismo. Para ello, se ha configurado una carta perruna, sana y variada además de diferentes minutas especiales como el Menú Vegano, el Menú Fast Food, el Menú Celiaco, entre muchos otros. Por otra parte, los canes más selectos tendrán la posibilidad de disfrutar de cocina fusión gracias a la oferta Menú Vintage que cuenta con 7 platos degustación además de una cata maridaje. ¡Un auténtico festín para estos adorables animales!

Sus dueños, Luna Salvatierra y Enol Pérez, regentaban una tienda de comida para llevar, pero, como han explicado a Directo al Paladar, se dieron cuenta que sus preparaciones gustaban más a canes que a humanos. “Nuestros clientes nos decían que nuestra comida era perfecta para dar a los perros”, asegura Salvatierra. “Pero, pese a esto, no teníamos mucho éxito. Quizás la sociedad no está todavía preparada para nuestras recetas crudiveganas, ni para venir con sus tarteras a por la comida. ¿Sabías que con lo que gastamos en recipientes de plástico la temperatura del planeta sube cada año medio grado?”

Pérez y Salvatierra vieron claro que el fracaso de su negocio abría una nueva oportunidad. “Siempre hay que aprender de los fallos, es lo que nos hace humanos”, apunta Pérez, “¿Sabes lo que es la resiliencia? Yo saqué varias de la radio de mi padre y desde que las llevo colgadas al cuello el karma me acompaña”.

“Lo peor es limpiar el local”

Pérez y Salvatierra han diseñado el local a gusto de los perros, los verdaderos protagonistas de su restaurante. “Esto nos permitía ahorrar en alquiler”, asegura Salvatierra.” Nuestros clientes no necesitan techos tan altos, por lo que hemos podido crear un falso piso, y en la parte de arriba vivimos nosotros”.

El restaurante tampoco ha requerido una gran inversión en mobiliario. Los perros no necesitan sillas y los platos son grandes fuentes de metal ajustadas al suelo que se pueden limpiar con una manguera. Pese a esto, Pérez reconoce que en los primeros días están teniendo dificultades relativas a la higiene: “Lo peor es limpiar el local. Muchos perros tienen costumbre de tirar la comida fuera del plato, por no hablar de que algunos se hinchan rápido y vomitan. No contábamos con esto”.

Aunque en el local se permite la entrada a humanos, para que compartan con sus mascotas la alegría de su primera comida en un restaurante, estos no caben de pie, por lo que tienen que estar siempre sentados en taburetes bajos. “No es muy cómodo, pero las comidas perrunas son siete veces más cortas que las nuestras, por lo que no hay que aguantar reclinado más de cinco minutos”, puntualiza Salvatierra.

Un menú de sobras

La carta incluye varias especialidades de la casa elaboradas pensando en los perros. Entre sus platos más exitosos se encuentran las Lentejas Terrier, La ensalada de criadillas y el Borde de salchichón. Todas las recetas son ecológicas, pues se elaboran con las sobras que los dueños rescatan en otros restaurantes de la zona.

“La industria de los piensos ha alienado a nuestras familias”, asegura Salvatierra. “Es increíble que existan estas empresas cuando tiramos tanta comida. Nosotros damos a los alimentos una nueva oportunidad. Y los cobramos como si fueran nuevos”.

El éxito del restaurante ha sido inmediato, y hay que llamar con semanas de antelación para reservar un hueco. “Hemos encontrado un nicho que está por explorar”, apunta con emoción Pérez, que reconoce que su próximo paso será comercializar sus platos. “Si envasamos nuestras creaciones al vacío podremos llegar a los supermercados”.

 

Fuente:www.directoalpaladar.com

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *